Condenan a muerte a un perro… Ehhh

Deja un comentario

El caso, del que da cuenta hoy el diario Yediot Aharonot, ocurrió el pasado miércoles en el tribunal de una de las comunidades ultraortodoxas del barrio Mea Shearim, al que el perro había entrado y que se negó a abandonar después de los repetidos intentos para ahuyentarlo por parte de los guardianes.

Según el diario, uno de los jueces rabínicos recordó entonces que veinte años antes, en el mismo lugar, sus predecesores habían maldecido a un abogado secular famoso cuya alma, al fallecer, debía quedar encerrada en ese animal que la ley religiosa judía considera impuro.

El juez rabínico, cuyo nombre no se da a conocer, dijo haber identificado al abogado en el perro, que, indignado a su vez por la maldición, había acudido de nuevo al tribunal para ser liberado.

Los rabinos ordenaron apedrear al animal hasta que “el alma saliera”, es decir, hasta que el can muriera.

El presidente del tribunal, el rabino Levin, desmintió que existiera un fallo judicial al respecto, pero uno de los guardianes confirmó los hechos y aseguró que “había salido una orden verbal a un grupo de niños para que lo apedreasen, no como castigo al animal, sino para liberar el alma del abogado que amedrentaba” al canino.

Afortunadamente, antes de ver aplicada la condena el perro huyó del recinto y salvó su vida, lo que no ha disuadido a dos organizaciones de defensa de los animales de presentar una denuncia contra el presidente del tribunal rabínico.

En Israel estos tribunales tienen la misma autoridad que los civiles, aunque a ellos sólo suelen acudir personas de fuertes convicciones religiosas que prefieren la legislación rabínica a la de los magistrados del estado.

Fuente: ABC

Anuncios

El hombre tortuga

Deja un comentario

Don Mario Díaz Melgarejo es el encargado del Centro Tortuguero “El Cocal” que el martes 18 de mayo liberó a casi 100 tortugas recién nacidas de la especie Lora. Un personaje entrañable que nos reseña la génesis de su conciencia ecológica por preservar a esta especie.
La caza furtiva, depredadores,  el tráfico de huevos de tortugas, la destrucción de su hábitat,  el cambio climático, la pesca y otros factores, afectan seriamente a la población de tortugas en la entidad veracruzana.
Don Mario nos cuenta sobre  el evento que hizo que desde hace muchos años comenzara a cuidar los huevos de las tortugas que llegaban a desovar cerca de su casa en Palma Sola, Veracruz.  Se sintió comprometido con el cuidado de las tortugas luego de que en una ocasión vio como 6 individuos mataban a una tortuga que “se le hizo tarde para desovar”.
“Era una laud, que es de las más grandes, eran 6 hombres y la amarraron. La tortuga caminaba hacia el mar para regresarse y uno de ellos fue por un burro y la amarraron al burro, eran los 6 hombres y el burro y no podían con ella. Uno iba con un machete y empezó a darle de machetazos en el caparazón y en la cabeza, hace una pausa y nos confiesa “desde ahí me sentí comprometido”.
Originario de Xalapa, el maestro comenta que estos animalitos despiertan emociones nobles y no tienen cómo defenderse de sus depredadores, la mayoría de las tortugas cuando se sienten amenazadas se protegen metiéndose todas dentro de su caparazón, pero la tortuga Lora por la forma de su cuello no puede y su cabeza queda expuesta.
“Es muy tierna la tortuga, cuando está desovando llora, y no tienen nada con que lo pueda agredir a uno. No tienen uñas, no tiene dientes, no tiene cola, con nada lo puede a uno lastimar. Lo único que tiene es protegerse con su concha, otras especies se meten pero la Lora no puede por su cuello”.
Describe que la memoria de la tortuga es prodigiosa, ya que desde que nacen registran el lugar orientándose a través del norte magnético de la tierra y se van. Cuando crecen, después de casi 25 años, regresan al lugar exacto donde nacieron, “dicen que sólo se llegan a equivocar por un metro, me ha tocado ver que está una tortuga desovando y ya hay otra esperando el lugar, habiendo tanto espacio, o si no las empiezan a quitar para desovar ellas, porque regresan exactamente al lugar donde nacieron”.
Maestro de profesión, narró como llegó a Palma Sola con el proyecto de establecer un centro donde estudiantes de biología pudieran realizar prácticas. Se asoció con sus hermanos y montaron el lugar. Aunque el proyecto fue un éxito los primeros años, por falta de recursos tuvieron que cerrar y Don Mario fue el único que se quedó en el lugar.
“En ese tiempo mi esposa había sufrido un infarto cerebral y me recomendaron tierra caliente, aquí se sintió muy bien ella. Mis hermanos me dijeron que me vendían su parte y yo fui quedándome con el terreno. Además de que me gustó, después me involucré en el cuidado de las tortugas, llegó un biólogo que me enseñó muchas cosas, luego llegaron otros biólogos que me fueron ayudando a mantener el campamento”.
Considera  importante que haya cada vez más personas interesadas en proteger el medio ambiente, pero sobre todo es necesario que se eduque a la población para que se respete a la naturaleza, ya que ha observado que la gente originaria de la zona es la que principalmente caza a las tortugas para vender su carne y sus huevos sin ningún miramiento. “A los niños los educamos, ¿pero a los adultos? Hay que reeducarlos. ¿Y si no quieren? No se puede con alguien que no quiere entender”.
Tortuga Lora
La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) califica a esta especie como en peligro de extinción.
Esta tortuga es la especie más pequeña de su categoría, las maneras de cómo se extinguen son muy diversas, una de ellas es cuando los pescadores las capturan en sus redes con fines de extraer camarones o pescados, más éstos, una vez que las sacan no las devuelven al mar, muchas de las crías son devoradas antes de que puedan nacer. Muchas personas inconscientes asaltan los nidos robándose los huevos para venderlos, la mayoría de las tortugas que alcanzan a nacer, mueren antes de llegar al mar, ya que tienen muchos predadores como las gaviotas, los cangrejos, algunos animales salvajes etc.
La tortuga Lora es una especie importante porque es endémica del Golfo de México, principalmente en Tamaulipas y parte del estado de Veracruz.
Capturar y/o comercializar a las tortugas cuya arribazón inicia a la par de abril en playas veracruzanas es un delito federal que se paga hasta con 12 años de cárcel.
La campaña federal lleva cuatro décadas a través del Programa Nacional de Conservación de Tortugas Marinas, con la participación de la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (Conanp), así como los gobiernos locales, instituciones diversas y la sociedad civil.
En el estado de Veracruz existen cerca de 20 campamentos tortugueros distribuidos de la siguiente manera. Totonacapan, Cazones, Papantla y Tecolutla; y Lechuguillas en Vega de Alatorre,  operados por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, pues al litoral veracruzano llegan las especies Lora (Lepidochelys kempii); Blanca (Chelonia Mydas); Carey (Eretmochelys imbricata); Cahuama (Caretta caretta); y Laúd (Dermochelys coriacea), esta última sin caparazón pues en vez de hueso tiene piel.
Existe el riesgo de que las áreas naturales protegidas (ANP) se queden como islas de biodiversidad. De las 174 decretadas en el país –que en total suman 25 millones de hectáreas–, bajo algún tipo de protección debido a su riqueza biológica, tan sólo 44 tienen prioridad en su manejo, reconoce Luis Fueyo, titular de la Comisión Nacional de Areas Naturales Protegidas (Conanp).
De ahí que esfuerzos voluntarios, como el de Don Mario, tengan la trascendencia y reconocimiento que merecen.
Fuente: Veracruzanos