Un comité de expertos publica la lista de nuevas especies más sorprendentes para promover la búsqueda de los diez millones de seres vivos sin describir en la Tierra.

En noviembre de 2003, un equipo de científicos franceses y belgas se topó en un mercado de carne de Benín (África), sepultado entre cadáveres de monos y otros animales de la selva, con el cuerpo de un pequeño antílope desconocido para la ciencia. Tras siete años de trabajos, el año pasado los investigadores describieron una nueva especie: el duiker (o cefalofo) de Walter. Cuando se cumplen 304 años del nacimiento del padre de la clasificación moderna de los seres vivos, el sueco Carlos Linneo, la ciencia sigue descubriendo nuevos animales, incluso mamíferos. Según los cálculos del entomólogo Quentin Wheeler, director del Instituto Internacional para la Exploración de Especies de EEUU, hay diez millones de especies desconocidas pululando por el planeta, sin bautizo científico. Y apenas hay científicos buscándolas.

Para intentar concienciar a la sociedad de este agujero en la investigación, el centro estadounidense y un comité internacional de expertos lanzaron ayer una lista con los diez bichos más sorprendentes descritos a lo largo de 2010. Hay de todo: desde una cucaracha con vocación de saltamontes a un pez con forma de tortilla de camarones, pasando por una bacteria encontrada por científicos de la Universidad de Sevilla en el esqueleto del Titanic, naufragado en 1912.

“Al mismo tiempo que los astrónomos buscan planetas similares a la Tierra, los taxónomos se afanan por explorar las formas de vida del planeta que más se parece a la Tierra: el nuestro”, ha declarado con sorna Wheeler, que encabeza una iniciativa para multiplicar los esfuerzos en la búsqueda. En 2005, supuestamente como homenaje, Wheeler y otros colegas bautizaron a unas nuevas especies de escarabajos con los nombres del presidente de EEUU, George W. Bush; vicepresidente, Dick Cheney; y secretario de Defensa, Donald Rumsfeld.

El español Antonio García Valdecasas, especialista en invertebrados acuáticos del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), ha sido uno de los expertos que ha seleccionado el top 10 de 2010. El científico participa con Wheeler en “un proyecto para pasar de las actuales 20.000 nuevas especies descritas al año a 200.000″. Uno de los obstáculos, lamenta, es el escaso número de científicos rastreando seres vivos desconocidos. En España sólo hay unos 350 especialistas. Y uno de cada cuatro no es profesional. “Hay que seguir buscando”, exhorta García Valdecasas.

 Madagascar
La tela de araña más fuerte del mundo

Araña corteza de Darwin
Esta araña hallada en Madagascar es capaz de tejer telas de hasta 25 metros, con el doble de resistencia que cualquier otra tela conocida en el mundo. Según sus descubridores, el hilo producido por el insecto, bautizado ‘Caerostris darwini’, es diez veces más fuerte que una pieza del mismo tamaño de kevlar, usado en chalecos antibalas.

 Mar de Canadá
La bacteria que vive en los del ‘Titanic’

‘Halomonas titanicae’
Una muestra de la corrosión del casco del ‘Titanic’, rescatada por un submarino ruso a casi 4.000 metros de profundidad, acabó en el laboratorio del investigador de la Universidad de Sevilla Antonio Ventosa, referencia mundial en bacterias del género Halomonas. Su equipo descubrió un microbio desconocido que se alimenta de óxidos de hierro.

 Reunión (Francia)
Un grillo fundamental para una orquídea

‘G. Orchidophilus’
Este insecto de la isla francesa de Reunión, al este de Madagascar, ha entrado en la lista por su papel en el ecosistema. En un caso único, el grillo poliniza a una orquídea extremadamente amenazada de la isla, la ‘Angraecum cadetii’. El insecto, responsable de un sonido chirriante, es indispensable para la supervivencia de la flor.

 Oregón (EEUU)
Acostumbrado a vivir bajo el agua

‘Psathyrella aquatica’
Un equipo de científicos encontró en 2005 este hongo en un río del estado de Oregón, en el noroeste de EEUU. La característica que lo hace único es que crece bajo las cristalinas y gélidas aguas del río, un rasgo nunca documentado, según sus descubridores de la Universidad del Sur de Oregón. Lo observaron durante 11 semanas, siempre bajo el agua.

 Filipinas
El lagarto gigante que come uvas

Varano gigante filipino
Este lagarto gigante era una presa habitual de los cazadores furtivos del norte de la isla de Luzón, en Filipinas, pero era desconocido para la ciencia. Con sus dos metros de longitud y sus vivos colores, se ha convertido enseguida en un icono de la conservación de la biodiversidad en el archipiélago asiático. Un ejemplar fue capturado en 2009.

 Suráfrica
Un ‘fósil viviente’ se desplaza a brincos

Cucaracha saltarina
Los científicos sabían por los fósiles que, hace unos 150 millones de años, en el Jurásico, la Tierra estaba habitada por cucarachas saltarinas. En 2010, un grupo de taxónomos describió lo que parece un fósil viviente: una especie actual de cucaracha que se mueve como un saltamontes por el Parque Nacional Montaña de la Mesa, en el suroeste de Suráfrica.

 Brasil
Mozart da nombre al hongo enano más luminoso

Hongo de la luz eterna
Los investigadores de EEUU que encontraron este hongo luminoso en Sao Paulo (Brasil) lo llamaron ‘Mycena luxaeterna’, el hongo de la luz eterna, por uno de los movimientos del ‘Réquiem’ de Mozart. La nueva especie es diminuta, con pies de menos de ocho milímetros de diámetro. De los 1,5 millones de especies de hongos estimadas, sólo se conocen 71 luminosas.

 Perú
Una sanguijuela en la nariz de una persona

Rey sanguijuela tirano
Las nuevas especies animales suelen descubrirse en lugares extraños, pero pocas veces en uno tan raro como ocurrió con el rey sanguijuela tirano: apareció en Perú, dentro de la nariz de una persona. Con cinco centímetros, esta sanguijuela sólo tiene un diente, gigante. Se conocen 600 especies de sanguijuelas de las 10.000 estimadas.

 Benín
Un pequeño antílope en un mercado de caza

Duiker de Walter
La historia de este pequeño antílope es un ejemplo brutal de cómo la biodiversidad desaparece sin que el ser humano se dé cuenta. Un equipo de científicos encontró un duiker de Walter muerto en un mercado de Benín. “Es un recordatorio aleccionador de las especies de mamíferos que todavía no han sido descritas”, escribieron sus descubridores, encabezados por el taxónomo Marc Colyn, de la Universidad de Rennes, en Francia.

Fuente: Publico